Mayor frecuencia y diversidad en la actividad física previenen la enfermedad coronaria en mayores de 55 años: resultados de la cohorte de rotterdam

Una síntesis de evidencia de alta calidad soporta que la actividad física (AF) regular disminuye el riesgo de enfermedad coronaria (EC) en un 27% (1). La frecuencia e intensidad de la AF tiende a disminuir a lo largo de la vida y el tipo de actividad varía según la edad y las condiciones de los individuos (2).  Aunque las guías de prevención de enfermedad cardiovascular recomiendan mínimo 30 minutos de AF de intensidad moderada, durante 5 días a la semana (3,4) existe incertidumbre sobre el tipo de actividad en particular y sus beneficios en personas de edad media y avanzada. 

Un estudio poblacional de cohorte prospectiva evaluó la asociación de diferentes tipos de AF en pacientes >55 años (edad media 67 años), con el desenlace de EC después de 15 años de seguimiento (n=5901) (5).  Esta población hace parte de la cohorte de Rotterdam (n=14.926) entre los años 1997 y 2012. Para el subestudio de AF se excluyeron participantes con antecedente de EC, falla cardiaca, accidente cerebrovascular y fibrilación auricular.

La AF fue evaluada mediante la aplicación del cuestionario Zutphen(6), adaptado al incluir preguntas sobre labores domésticas. Para determinar la frecuencia se preguntó a los participantes la cantidad de horas a la semana dedicadas a diferentes tipos de AF en el último año. La intensidad se evaluó utilizando la unidad de medida del índice metabólico (MET) para cada tipo de actividad, asignado según el compendio de AF vigente (7). Se calculó el nivel de AF multiplicando los METS por las horas semanales y la AF total por participante, definida como la suma de todos los METS por cada tipo de actividad. Los datos de AF fueron organizados por terciles según la cantidad de MET-horas/semana así: Tercil 1 (≤61.4), tercil 2 (61.5 a 96.9) y tercil 3 (≥97).  

Los investigadores evaluaron la asociación entre AF total y EC, como también para cada tipo de AF (caminata, ciclismo, labores domésticas, deportes y  jardinería) con este mismo desenlace comparando los terciles 2 y 3 (nivel medio y alto de AF) teniendo como referencia el tercil 1 (nivel bajo de AF). Se utilizaron modelos de riesgos proporcionales de Cox, ajustando por edad, sexo, tabaquismo, consumo de alcohol, nivel de educación, alimentación y otros tipos de AF.  

El desenlace principal de EC fue definido como la presencia de infarto de miocardio fatal o no fatal, intervención coronaria percutánea o quirúrgica y mortalidad secundaria a EC. Estos desenlaces clínicos fueron evaluados mediante un sistema de seguimiento automatizado que implicaba la vinculación digital de la base de datos del estudio con los registros clínicos de los participantes.  Adicional a los registros clínicos, la información sobre el estado vital fue obtenida de bases de registro público.     

Después de una mediana de seguimiento de 10.3 (RIC 8.0-11.8) años se presentaron  642 (10.9%) eventos, de los cuales fueron fatales 284 (44.2%).  En el modelo multivariado, las razones de riesgo para los niveles medio y alto de AF, en comparación con el nivel bajo fueron: Para AF total HR 0.79 (IC95% 0.66-0.96) y 0.71 (IC95% 0.58-0.87), para ciclismo HR 0.76 (IC95% 0.63-0.92) y 0.70 (IC95% 0.57-0.88) y para labores domésticas HR 0.81 (IC95% 0.66-0.98) y 0.71 (IC95% 0.56-0.90). No se encontró asociación entre los otros tipos de AF evaluados y EC. El análisis concluye que por cada incremento de 10 MET-horas/semana (21 minutos  diarios de AF moderada a intensa)  se reduce el riesgo de EC un 4% (HR 0.96, IC95% 0.94-0.98, p<0.001).  El beneficio podría ser superior al combinar diferentes tipos de AF.

Este estudio muestra que a través de diferentes modalidades,  la cantidad de AF está directamente relacionada con la disminución del riesgo de EC en adultos de edad media y avanzada. Entre los tipos de AF registradas en este estudio, el ciclismo y las labores domésticas tienen un gradiente de asociación dosis respuesta, independiente de otros tipos de actividad.  

RECADO: En adultos de edad media y avanzada la promoción de la actividad física también es una estrategia efectiva para la prevención primaria de EC. La prescripción de la frecuencia, intensidad y tipo de actividad física debe ser particularizada para alcanzar al menos 62 METS por semana. 

Equipo Editorial: Unidad de Síntesis y Transferencia del Conocimiento (USTC)

• Eliana Váquiro RN, Esp (Desarrollador)
• Karen Julieth Moreno PT, Esp
• Yeny Zulay Castellanos Bsc, MSc  
• Oscar Mauricio Pérez F, MD, Esp
• Olga L. Cortés RN, MSc, PhD
• Juan Carlos Villar MD, MSc, PhD

 

Referencias 

(1) Sofi F, Capalbo A, Cesari F, Abbate R, Gensini GF. Physical activity during leisure time and primary prevention of coronary heart disease: an updated meta-analysis of cohort studies. Eur J Cardiovasc Prev Rehabil 2008 Jun;15(3):247-57.

(2) Sun F, Norman IJ, While AE. Physical activity in older people: a systematic review. BMC Public Health 2013;13:449.

(3) Piepoli MF, Hoes AW, Agewall S, Albus C, Brotons C, Catapano AL, et al. 2016 European Guidelines on cardiovascular disease prevention in clinical practice: The Sixth Joint Task Force of the European Society of Cardiology and Other Societies on Cardiovascular Disease Prevention in Clinical Practice (constituted by representatives of 10 societies and by invited experts): Developed with the special contribution of the European Association for Cardiovascular Prevention & Rehabilitation (EACPR). Eur Heart J 2016 May 23.

(4) Eckel RH, Jakicic JM, Ard JD, de Jesus JM, Houston MN, Hubbard VS, et al. 2013 AHA/ACC guideline on lifestyle management to reduce cardiovascular risk: a report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines. J Am Coll Cardiol 2014 Jul 1;63(25 Pt B):2960-84.

(5) Koolhaas CM, Dhana K, Golubic R, Schoufour JD, Hofman A, van Rooij FJ, et al. Physical Activity Types and Coronary Heart Disease Risk in Middle-Aged and Elderly Persons: The Rotterdam Study. Am J Epidemiol 2016 Apr 15;183(8):729-38.

(6) Caspersen CJ, Bloemberg BP, Saris WH, Merritt RK, Kromhout D. The prevalence of selected physical activities and their relation with coronary heart disease risk factors in elderly men: the Zutphen Study, 1985. Am J Epidemiol 1991 Jun 1;133(11):1078-92.

(7) Ainsworth BE, Haskell WL, Herrmann SD, Meckes N, Bassett DR, Jr., Tudor-Locke C, et al. 2011 Compendium of Physical Activities: a second update of codes and MET values. Med Sci Sports Exerc 2011 Aug;43(8):1575-81.

 Síguenos en nuestra cuenta de twitter